Back to Top

Viva Mercedes Sosa

October 4, 2009

Legendary Argentine folk singer Mercedes Sosa of the Nueva Canción (new song) movement died today. Her poetic and political lyrics were a true inspiration to the social movements against the dictatorships and military regimes in Latin America. I was introduced to her music only a few years ago, and wish I had seen her play when she was in NYC. Here is one of my favorite songs Cuando Tenga la Tierra performed live in Managua in 1983:


From The Associated Press:

Argentine folk singer Mercedes Sosa, the “voice of Latin America” whose music inspired opponents of South America’s brutal military regimes and led to her forced exile in Europe, died Sunday, her family said. She was 74.
Sosa was best known for signature tunes such as “Gracias a la Vida” (“Thanks to Life”) and “Si se Calla el Cantor” (“If the Singer is Silenced”). She had been in the hospital for more than two weeks with liver problems and had since been suffering from progressive kidney failure and cardiac arrest.
Her latest album, “Cantora 1,” is nominated for three prizes in next month’s Latin Grammy awards in Las Vegas, including album of the year and best folkloric album.
Affectionately dubbed “La Negra” or “The Black One” by fans for her mixed Indian and distant French ancestry, Sosa was born July 9, 1935, to a poor, working-class family in the sugarcane country of northwest Tucuman province.
Early on she felt the allure of popular traditions and became a teacher of folkloric dance.
At the age of 15, friends impressed by her talent encouraged Sosa to enter a local radio contest under the pseudonym “Gladys Osorio.” She won a two-month contract with the broadcaster — the first of many accolades over a career that continued until her final days.
“I didn’t choose to sing for people,” Sosa said in a recent interview on Argentine television. “Life chose me to sing.”
By the 1970s she was recognized as one of the South American troubadours who gave rise to the “nuevo cancionero” (New Songbook) movement — singers including Chile’s Victor Jara and Violeta Parra, Argentina’s Victor Heredia and Uruguay’s Alfredo Zitarrosa who mixed leftist politics with poetic musings critical of the ruling juntas and their iron-fisted curtailment of civil liberties and human rights abuses.
In 1972, Sosa released the socially and politically charged album “Hasta la Victoria” (“Till Victory”). Her sympathies with communist movements and support for leftist parties attracted close scrutiny and censorship at a time when blending politics with music was a dangerous occupation — Jara was tortured and shot to death by soldiers following Chile’s 1973 military coup.
In 1979, a year after being widowed from her second husband, Sosa was detained along with an entire audience of about 200 students while singing in La Plata, a university city hit hard by military rule.
“I remember when they took me prisoner,” she told The Associated Press in late 2007.
“I was singing for university kids who were in the last year of veterinary school. It wasn’t political.”
She walked free 18 hours later under international pressure and after paying a $1,000 fine, but was forced to leave her homeland.
“I knew I had to leave,” Sosa told the AP. “I was being threatened by the Triple A (a right-wing death squad that terrorized suspected dissidents during the 1976-83 military junta). The people from the navy, the secret services were following me.”
With three suitcases and a handbag she headed to Spain, then France, becoming a wandering minstrel. Her pianist and musical director, Popi Spatocco, said exile was exceedingly harsh for a woman who loved Argentina.
Sosa returned home to wide acclaim in 1982 in the final months of the dictatorship, which she would ultimately outlive by a quarter-century.
The following year she released the eponymous album “Mercedes Sosa,” which contained several tracks considered among her greatest hits: “Un Son para Portinari” and “Maria Maria”; along with “Inconsciente Colectivo” by Charly Garcia; “La Maza” and “Unicornio” by Silvio Rodriguez; “Corazon Maldito” by Violeta Parra; and “Me Yoy pa’l Mollar,” together with Margarita Palacios.
Late in life, with South America’s military regimes consigned to the dustbin of history, Sosa remained relevant by tapping powerful, universal emotions, singing about stopping war and ending poverty, about finding love and losing loved ones.
“There’s no better example of artistic honesty,” her nephew and fellow singer Chucho Sosa said in 2007. “Her songs reflects how she is in life.”
Sosa won Latin Grammy Awards for Best Folk Album for “Misa Criolla” in 2000, “Acustico” in 2003 and “Corazon Libre” in 2006.
She also acted in films such as “El Santo de la Espada” (“The Knight of the Sword”), about Argentine independence hero Gen. Jose de San Martin.
Early this decade she took a two-year hiatus to recover from a series of falls — one of which, she said, nearly left her paralyzed.
Sosa returned to the stage in 2005 and performed in some of the most prestigous venues of Latin America, the U.S., Canada and Europe.
All told, Sosa recorded more than 70 albums; the latest, a double CD titled “Cantora 1” and “Cantora 2,” is a collection of folkloric classics performed with contemporary Latin American and Spanish stars such as Shakira, Fito Paez, Julieta Venegas, Joaquin Sabina, Lila Downs and Calle 13.

Bio from Mercedes Sosa’s website

HAYDÉE MERCEDES SOSA nació en San Miguel de Tucumán el 9 de julio de 1935, en un hogar humilde. De esos años viene su apego por las expresiones artísticas populares. Recién salida de la adolescencia, le gustaba bailar y enseñaba danzas folklóricas. También cantaba.
En octubre de 1950, quinceañera, empujada por el entusiasmo de un grupo de amigas inseparables, se animó a participar en un certamen radial organizado por LV12 de Tucumán. Oculta tras el seudónimo de Gladys Osorio, su incipiente calidad como cantante la hizo triunfar en un concurso cuyo premio era un contrato por dos meses de actuación en la emisora. Fue el principio…
Una década después, cuando se produjo una suerte de estallido en torno de la música folklórica, meramente consumista, el nombre de Mercedes Sosa ya estaba comprometido con el canto popular como integrante del Movimiento del Nuevo Cancionero, una corriente renovadora del folklore, surgida en la provincia de Mendoza, que proponía dejar de lado las modas pasajeras, para poner el acento en la vida cotidiana del hombre argentino, con sus alegrías y tristezas.
ntre los artistas fundadores y promotores de este movimiento estaban Armando Tejada Gómez, Manuel Oscar Matus y Tito Francia.
Sus aptitudes artísticas y personales sorprendían a un público acostumbrado a otra cosa. Junto con su marido Manuel Oscar Matus, hicieron conciertos en la Universidad. Otros escenarios los empiezan a recibir alentadoramente. Matus editó en un sello independiente el primer disco de Mercedes Sosa: “Canciones con fundamento”.
Por esa opción, la cantante tuvo que trajinar varios años antes de conseguir un reconocimiento como el que obtuvo en el Festival Nacional de Folklore de Cosquín, en 1965, cuando gracias a la generosidad del cantor Jorge Cafrune, el país entero pudo conocer a esta maravillosa cantante argentina y fue la ocasión que marcó el nacimiento de la gran artista popular que siempre mereció ser. Después, fueron sus innegables condiciones las que le permitieron convertirse en la gran figura que hoy aplaude todo el mundo.
También en 1965 intervino en la grabación de “Romance de la muerte de Juan Lavalle”, de Ernesto Sábato y Eduardo Falú, cantando “Palomita del valle”.
En marzo de 1966, se conoció “Yo no canto por cantar”,, con una docena de canciones hoy antológicas, entre las que estaban “Canción del derrumbe indio”, “Canción para mi América”, “Chayita del vidalero”, “Los inundados”, “Zamba para no morir”, “Tonada de Manuel Rodríguez” y “Zamba al zafrero”. Tal fue la aceptación de este disco, que apenas siete meses después, en octubre, fue invitada a grabar otro que apareció con el título de “Hermano”.
A fines de 1967, “La Negra” hizo conocer “Para cantarle a mi gente”,, un disco que acumuló un importante caudal de poesía argentina y latinoamericana.
En abril de ese mismo año, había subyugado al público europeo y de los Estados Unidos con exitosas actuaciones en Miami, Lisboa, Porto, Roma, Varsovia, Leningrado, Kislovo, Sochi, Gagri, Bakú y Tiflis. Durante esa gira conoció a Ariel Ramírez quien le propuso, de inmediato, ser la voz de “Mujeres Argentinas”, trabajo que recién se concretaría en 1969, luego de la aparición de “Zamba para no morir”, una recopilación con los temas de mayor trascendencia grabados hasta ese momento, y “Con sabor a Mercedes Sosa”, en el que registró por primera vez “Al jardín de la República”.
Cuando le propusieron grabar “Mujeres Argentinas”, el país estaba viviendo bajo el peso de un régimen militar y Mercedes, como muchos argentinos, sufrieron las consecuencias: sus canciones no se podían difundir por Radio Nacional, una emisora gubernamental.
En 1970 participó en el filme “El Santo de la Espada”, de Leopoldo Torre Nilsson y dió a conocer dos discos importantes en su carrera: “El grito de la tierra” y “Navidad con Mercedes Sosa”. En este período grabó, entre otras, “Canción con todos” y “Cuando tenga la tierra”, de Ariel Petrocelli y Daniel Toro y la bellísima “La Navidad de Juanito Laguna”, del “Cuchi” Leguizamón y Manuel J. Castilla.
En 1971 se conoció “La voz de Mercedes Sosa” y apareció “Homenaje a Violeta Parra”, un disco que reúne casi una docena de temas de la gran protagonista del Canto Popular Chileno. Ese año también participó en “Güemes” (La tierra en armas), filme dirigido por Leopoldo Torre Nilsson. En un breve, pero significativo papel, encarnó a la heroína altoperuana Juana Azurduy.
En 1972 se editó “Hasta la victoria”, un disco lleno de canciones cargadas de contenido social y político. Eran tiempos en que algunos pocos compositores y también cantores como Mercedes Sosa no permanecían ajenos al compromiso y la militancia con la que querían colaborar para conseguir un mundo más justo y equitativo. También en ese año le puso su voz a la “Cantata Sudamericana”, con música de Ariel Ramírez y letra de Félix Luna.
En 1970 participó en el filme “El Santo de la Espada”, de Leopoldo Torre Nilsson y dió a conocer dos discos importantes en su carrera: “El grito de la tierra” y “Navidad con Mercedes Sosa”. En este período grabó, entre otras, “Canción con todos” y “Cuando tenga la tierra”, de Ariel Petrocelli y Daniel Toro y la bellísima “La Navidad de Juanito Laguna”, del “Cuchi” Leguizamón y Manuel J. Castilla.
En 1971 se conoció “La voz de Mercedes Sosa” y apareció “Homenaje a Violeta Parra”, un disco que reúne casi una docena de temas de la gran protagonista del Canto Popular Chileno. Ese año también participó en “Güemes” (La tierra en armas), filme dirigido por Leopoldo Torre Nilsson. En un breve, pero significativo papel, encarnó a la heroína altoperuana Juana Azurduy.
En 1972 se editó “Hasta la victoria”, un disco lleno de canciones cargadas de contenido social y político. Eran tiempos en que algunos pocos compositores y también cantores como Mercedes Sosa no permanecían ajenos al compromiso y la militancia con la que querían colaborar para conseguir un mundo más justo y equitativo. También en ese año le puso su voz a la “Cantata Sudamericana”, con música de Ariel Ramírez y letra de Félix Luna.
“Mercedes Sosa” y “Traigo un pueblo en mi voz”, aparecieron en 1973, año del convulsionado regreso a la democracia y prólogo de una época difícil y violenta. Mercedes continuó en la misma línea que su trabajo anterior y grabó algunos temas con los que encaró la realidad americana.
En 1975 se edita “A que florezca mi pueblo”.
En agosto de 1976, un año crucial para la Argentina, se editó “Mercedes Sosa”, trabajo en el que rescató poetas argentinos y latinoamericanos como los chilenos Víctor Jara y Pablo Neruda, la peruana Alicia Maguiña y el cubano Ignacio Villa, “Bola de Nieve”.
Al año siguiente, en 1977, “La Negra” le rindió un homenaje a uno de los grandes compositores y cantores populares argentinos con “Mercedes Sosa interpreta a Atahualpa Yupanqui”. El clima político que vivía el país cada vez se sentía más opresivo.
En 1979, se editó “Serenata para la tierra de uno”. Aún en medio de la violencia que sacudía al país, Mercedes seguía cantándole a la vida. El hostigamiento y el cerco que se fue formando en torno de ella la obligaron a exiliarse. Ese año fue detenida en la ciudad de La Plata junto con todo el público que había ido a verla cantar. Ese mismo año se instaló en París y en 1980 se afincó en Madrid.
En teoría, Mercedes Sosa podía entrar y salir del país, no tenía causa judicial alguna, pero no podía cantar. Fue un castigo doble: para ella y para todos los argentinos. En un país en que la vida humana no tenía valor alguno, y cientos de ellas se perdían en la oscuridad de las mazmorras, los usurpadores del poder pensaban que la canción con contenido era peligrosa. Por eso había que acallar a los cantores, como una manera de silenciar a la gente.

Subjects

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Posts by Molly Fair

No Nukes, Actions Worldwide!

No Nukes, Actions Worldwide!

June 11, 2011

Action in NYC: June 11, Tompkins Sq. Park, 1PM Red Channels + Todos Somos Japon are scaling up the origami crane-folding tradition by making giant paper cranes out of five-foot…

More By Molly Fair